Controla la temperatura de forma fácil y cómoda

NEST, UNA PRIMERA SOLUCIÓN.

Nest se puede integrar de forma sencilla en la vivienda sin necesidad de hacer obra. Es la solución que más gusta por su estética y por sus funcionalidades. El propietario puede despreocuparse de regular la calefacción, ya que el sistema lo hace por sí solo según sus preferencias previamente definidas.

Esta solución consigue ahorrar energía gracias a la geolocalización, ya que el dispositivo puede saber si hay alguien en casa y, consecuentemente, subir o bajar la temperatura. Con un diseño moderno y fácil de usar, Nest se controla desde una app de smartphone, optimizando la experiencia al usuario.

SMART HOME, LA SEGUNDA SOLUCIÓN

Si quieres ir un paso más allá que el resto, existe una solución más completa e integrada para el hogar: la Smart Home. En esta solución se combinan todos los elementos para conseguir el mejor resultado posible.

Barcelona, Spain

CASA RIBES

No se trata solo de un termostato, sino de un sistema que conecta toda la casa aumentando el número de prestaciones como la temperatura del hogar o el ahorro energético. La Smart Home adapta las necesidades de climatización del usuario de manera automática usando las variables de iluminación, persianas y climatología del exterior.

Esto potencia el desarrollo de la inteligencia de la casa, que reaccionará con los cambios del entorno ofreciendo la solución más apropiada para optimizar el funcionamiento del sistema.

Todos los sistemas introducidos en el hogar son predictivos, por lo que se puede extraer información necesaria para que la Smart Home se adapte a las preferencias del usuario. Por ejemplo, si el sistema sabe que bajarán las temperaturas por la noche, este mismo subirá la temperatura de las habitaciones. La información ayuda al sistema a decidir qué acción llevar a cabo y conseguir el mayor ahorro posible.

Esta solución es aún más personificada que la anterior, ya que contempla la posibilidad de zonificar e introducir un sistema de calefacción en cada habitación. Por lo tanto, en aquellas habitaciones que no se usen, no será necesario tener la calefacción encendida. Esta información la irá recogiendo la casa hasta el punto de crear una sensación de confort y ya no será necesario que el usuario se preocupe de apagar la calefacción.

El mayor beneficio de integrar todo este conjunto de sistemas al hogar es el ahorro de energía. Muchos pensaréis que se ahorra más encendiendo y apagando la calefacción, pero la verdad es que el ahorro energético es mayor si se mantiene la casa siempre a cierta temperatura. La personalización del sistema contribuye de manera importante a que el ahorro sea mayor, ya que consigue optimizar el funcionamiento de este.

CONTROL REMOTO DE LA CALEFACCIÓN

Lo más interesante de la domótica actual es que se puede controlar desde cualquier lugar con tu iPhone o Android, y lo mejor de todo es que tanto Nest como Smart Home son sistemas compatibles. Esto permite al usuario poder aumentar la temperatura de la casa antes de llegar, o asegurarse de tener las persianas bajadas una vez está fuera de casa.

Ver todas las noticias