Selectra: Cortes De Luz: Definición, Causas y Soluciones

Una cosa común en un corte de suministro es que son realizados por las distribuidoras, en la mayoría de los casos. Con esto llega el primer problema, puesto que, la mayoría de las veces, cuando no tenemos luz llamamos a la empresa que nos manda las facturas, la cual no tiene nada que ver en ese corte (salvo que sea por impago).

Veamos qué tipo de cortes existen y qué podemos hacer en cada caso.

Cortes de suministro

Un corte de suministro es la falta de electricidad en una zona específica. Si bien las razones para que se produzcan pueden ser muy variadas (y las veremos a continuación) lo cierto es que el hecho en sí del corte siempre es llevado a cabo por una distribuidora de electricidad.

Aquí llega el primer “problema” de los cortes, no sabemos a quién llamar porque desconocemos nuestra distribuidora. Este tipo de compañías trabajan en una zona en concreto y no se pueden elegir. De esta forma, si tu suministro está en la Comunidad Valenciana la distribuidora será una y si está en Cataluña, otra.

 

Tipos de cortes de electricidad

Cortes de luz programados

Esta clase de cortes se programan y se corta el suministro durante una horas (generalmente cuando no hay una alta demanda) para que se puedan realizar tareas de conservación o arreglo de la red de transporte y suministro de electricidad.

Las diferentes distribuidoras eléctricas avisan de este tipo de cortes a través de sus páginas webs o de carteles que colocan desde días antes por la zona donde va a ocurrir el corte.

Para que se pueda tratar de un corte planificado, la administración pública encargada debe aprobarlo y se debe dar un aviso de, mínimo, 72 horas.

En este caso, lo máximo que podemos hacer es aguantar el corte.

Cortes de luz por impago

Este tipo proviene de la comercializadora, que le pide a la distribuidora que corte el suministro de un punto en concreto porque el cliente no paga las facturas de electricidad. Si bien la petición viene de la comercializadora, el corte “físico” lo realiza la distribuidora.

En caso de las facturas de electricidad, una vez emitidas, tenemos hasta 20 días para pagarla. Si, pasado ese tiempo, no se realiza el pago, se inician los mecanismos para el corte.

En primer lugar, la comercializadora lleva a cabo una serie de avisos por carta o telemáticos del impago y lo que puede pasar. De este tipo de avisos se producen dos. Con el tercer aviso se manda un acuse de recibo y, si no se hace el pago, se solicita el corte de suministro.

En este tipo de corte lo que tenemos que hacer es pagar esa deuda. Mucha gente intenta realizar el alta con otra compañía, pero es algo que no se puede realizar, la distribuidora no lo permite. Es importante no dejar de pagar las facturas puesto que, además de estar sin suministro un tiempo, deberemos pagar una multa para poder recuperar la luz (además de la deuda, obviamente).

 

 

Cortes de luz por averías

Este tipo de cortes se producen por incidencias en alguna parte de la red eléctrica y ocurren de improviso.

Las razones de este tipo de cortes pueden ir desde una sobrecarga o exceso de demanda hasta un incendio o la acción de la flora o la fauna en la red.

Ver todas las noticias